El color arena para decorar las paredes ¿cómo se combina con el resto de colores?

Cuando se trata de decorar nuestra casa, independientemente de que vayamos a hacer un cambio a toda la casa, o únicamente a alguna habitación en particular, no hay duda que si nos vamos a ocupar de pintar las paredes, es simplemente imprescindible saber qué colores tienden a combinar entre sí. Y es que no es […]

Cuando se trata de decorar nuestra casa, independientemente de que vayamos a hacer un cambio a toda la casa, o únicamente a alguna habitación en particular, no hay duda que si nos vamos a ocupar de pintar las paredes, es simplemente imprescindible saber qué colores tienden a combinar entre sí. Y es que no es lo mismo encontrar colores que combinen bien cuando hablamos de prendas de vestir (en la moda), que cuando se trata de la propia decoración de casa, especialmente porque, en la mayoría de las ocasiones, tendemos a escoger colores o tonos un poco más suaves (¿te imaginas elegir un color rojo intenso para la pared de nuestro dormitorio?). El color arena es un color maravilloso, que destaca y sorprende por ser atemporal, perfectamente natural y, sobre todo, cálido. Es sobrio, versátil, elegante y acogedor. Pero, ¿qué colores combinan con el color arena, cuando se trata de decorar paredes?. No te lo pierdas, te los descubrimos.

El color arena para decorar las paredes

El color arena puede convertirse en el color protagonista de nuestra casa, en especial para habitaciones más o menos grandes, porque es un color cálido y atemporal que nunca cansa. De hecho, queda muy bien en estancias de cierto tamaño, y funciona a la perfección en cualquier momento del año.

Especialmente en estancias donde llegue mucha luz natural, el color arena ofrece un equilibrio perfecto casi maravilloso entre luz y calidez, por lo que incluso combinándolo con algunas decoraciones en madera, permite disfrutar de un resultado simplemente único y maravilloso, a la par que muy agradable.

Por tanto, si en particular estás pensando en escoger el color arena como tu próximo color de pintura para las paredes de tu dormitorio, salón o despacho, ¿qué mejor que saber qué colores combinan bien con el color arena?. Es una opción ideal cuando, por ejemplo, deseas jugar con el contraste. Así, puedes optar por pintar dos paredes contiguas de color arena, y las otras dos con algún color que combine bien.

Descubre: Decoración ladrillo visto en interior, las mejores ideas

Índice del artículo

Azul oscuro

Azul oscuro y color arena

Las tonalidades azul oscuro (no confundir con el azul marino), en especial aquellos colores que tienden a ser entre azul oscuro y ligeramente grisáceas, son combinaciones excelentes que quedan bastante bien con el color arena. Podríamos denominarlos como color azul grisáceo, por así decirlo.

El color azul, en general -independientemente de la intensidad y tonalidad escogida-, es un color frío, por lo que siempre combinará y contrastaré perfectamente bien con aquellos colores que tienden a ser cálidos por naturaleza. Y en el caso del color arena, el contraste es simplemente genial.

Gris

Cualquier tonalidad de gris podría quedar perfectamente bien con el color arena. Es un poco más claro que el azul oscuro, aunque dependiendo de la intensidad escogida también podrían quedar muy bien.

Es un color frío por naturaleza, aunque combinado con el beige genera la sensación de crear una tonalidad un poco más neutral, generando la sensación de que tiene la capacidad de trabajar de hecho con colores más fríos, resolviendo así algunos problemas comunes de fondo. De hecho, existe un color conocido popularmente bajo el nombre de “greige”, que es una combinación de gris y beige, todo en uno.

No te pierdas: Cómo decorar un salón pequeño para aprovechar el espacio

Verdes

Verde y color arena

Las tonalidades verdes también se llevan bien con el color arena, casi podríamos decir que por pura naturaleza (y nunca mejor dicho). De hecho, combinados en paredes contiguas recuerda muchísimo al campo, al bosque, siendo ideal para casas con un diseño mucho más rústico.

Lo ideal es dejar a un lado los colores verdes claros o demasiado intenso, y sustituirlos por aquellos un poco más sobrios, como por ejemplo podría ser el caso del color verde oliva o el color caqui.

También te puede interesar