Escrito por

Cómo hacer Repisas de madera flotantes

Cómo hacer Repisas de madera flotantes. Con las repisas de madera flotantes tienes doble ventaja: por un lado, estas nos permiten dar un toque de personalidad a la hora de decorar todas las estancias de la casa y, por otro lado, nos ofrecen un espacio de almacenamiento en la pared el cual será de lo más útil, sobretodo, si tenemos muy poco espacio o las habitaciones son muy pequeñas.

repisas

Puedes ganar espacio en un baño pequeño, el el salón o el dormitorio. En Blogdecoraciones te contamos más de las repisas de madera flotante.

Repisas de madera flotantes – Cómo se fijan las repisas de madera flotantes

Repisas de madera flotantes

Este tipo de repisas  están muy de moda en la decoración moderna. Visualmente son muy bonitas ya que tienen un efecto etéreo que parece como suspendido sobre la pared. Esto es porque los anclajes están ocultos en la pared y la sensación óptica es como si flotaran. La clave de estas repisas es que si hay herrajes de sujeción solo que no se ven, quedan ocultos entre la pared y la misma repisa.

Antes que nada es importante saber qué vamos a poner sobre las repisas, para determinar el peso que tendrán que soportar. No es lo mismo poner objetos decorativos ligeros que libros que por su tamaño puedan ser pesados.

repisas-de-madera-flotantes2

Existen distintas formas para instalarlas, uno de los más comunes es usando un riel que se fija al muro y desde donde se fijan varillas o cuñas expansivas dentro del muro que anclan la repisa tal como puedes ver en la fotografía. La forma de instalación depende del peso que vayamos a poner sobre las repisas.

Repisas de madera flotantes

Es importante tener en cuenta el peso que soportará la repisa. Si son objetos de decoración ligeros o libros, macetas u otros objetos más pesados. Generalmente el estante en muchas tiendas de muebles tipo Ikea viene con los sistemas de sujeción adecuados.

herrajes repisas de madera flotante

Si necesitas una repisa para soportar más peso por ejemplo en la cocina puedes usar travesaños de madera cada cinco o diez centímetros que mantendrán firme el estante. Aún así para grandes pesos te conviene más una estantería o usar estantes con ménsulas.

Repisas de madera flotantes

Otra forma de colocación distinta es con una pieza de madera atornillada a pared, el estante tendrá un rebaje que encajará en la pieza de la pared y se fija con cola especial y luego con clavos en la parte superior.

Repisas de madera flotantes

Cómo hacer Repisas de madera flotante DIY – Paso a paso

Cualquier tabla o estante lo puedes convertir en repisas de madera flotantes, para ello solo tendrás que instalar en la trasera unas guías de metal que encontrarás en las ferreterías o bricolajes. tendrás que poner de dos a tres guías según el tamaño del estante. Con los estantes puedes decorar y ahorrar dinero, te contamos algunas ideas practicas que salen economices y quedan súper bonitas.

Repisas de madera flotantes

De todos modos, podemos añadir ahora, una serie de pasos para que veas de qué modo tú mismo puedes hacer repisas de madera flotante DIY – Paso a paso y comprobarás que es algo bastante sencillo. Basta con tener los materiales y herramientas necesarios y las ganas de lograr hacer nuestra propia repisa flotante.

Veámos como hacer repisas de madera flotante paso a paso.

Materiales que necesitas

  • Madera
  • Sierra caladora
  • Barras de refuerzo
  • Amoladora
  • Barniz
  • Taladradora
  • Nivel
  • Martillo de goma

Paso 1: Tener la madera cortada

Para hacer el trabajo más fácil, comenzar con una madera ya cortada será lo mejor. No todo el mundo tiene una sierra especial para cortar madera en casa, de modo que podemos comprar la madera en una tienda (como en Leroy Merlin por ejemplo) y que nos la corten de la longitud que deseas que tengan tu estante flotante. Puede ser como el que nosotros hemos hecho, de 700mm de longitud.

Paso 2: Corta la madera a la profundidad correcta

Ahora sí que te hará falta una sierra especial o pedir en la tienda que te corten no solo la longitud sino también la profundidad.

Si la vas a cortar tu en casa, utilioza una regla para medir y marcar la profundidad de la madera, que en nuestro caso es de 200 mm desde una profundidad de 290 mm. Usa un nivel de burbuja para dibujar la línea que cortarás. Sujeta la madera y usa la sierra caladora para cortarla en el ancho correcto.

Paso 3: Corta las barras de refuerzo

Sujeta las barras de refuerzo a tu banco de trabajo. Es mejor que para cortar la madera y lo demás utilices unas gafas de seguridad. Utiliza la amoladora para cortar las barras que serán de unos de 12 mm en la longitud correcta, que en nuestro caso es de 150 mm. Necesitarás dos barras para la repisa, o corta más si vas a colocar más de una repisa.

Paso 4: Barniza la repisa

Usa un pincel para aplicar un barniz marino a la repisa y déjalo secar. Esto ayudará a proteger la repisa de la humedad, en especial si la vas a colocar en el baño o en la cocina.

Paso 5: Marca donde vas a colgar la repisa

Con la ayuda de un nivel de burbuja debes marcar en la pared la zona en la que vas a hacer un pequeño agujero de modo que puedas colgar la repisa.

Paso 6:  Taladra los agujeros para las barras de refuerzo

Usa una broca de 12 mm para perforar los seis agujeros en la pared y en el perno, que en nuestro caso tiene una profundidad de 70 mm. Usa un mazo o martillo de goma para insertar la barra de refuerzo en los agujeros. Asegúrate de dejar las barras un poco sobresalientes para que puedas sujetar las repisas a ellas.

Paso 7: Taladra los agujeros en la repisa

Coloca tu repisa en las barras para determinar dónde deberían estar los agujeros. Haz la marca correspondiente en la parte superior de la repisa, y transfiere esa medida a la parte posterior. Sujeta la repisa y taladra en los orificios más profundos que la pared para ajustarlos a las barras, que en nuestro caso son de 80 mm. Asegúrate de taladrar recto, de modo que la repisa quede nivelada.

Paso 8: Monta la repisa

Después de perforar los agujeros en la parte posterior de la repisa, inserta las barras de refuerzo en ella. Si es necesario, golpea suavemente la repisa con un mazo de goma para que quede al ras con la pared.

Paso 9: Coloca lo que desees en la repisa

Ahora que has terminado, todo lo que tienes que hacer es colocar lo que desees en la repisa. Comprobarás así el resultado final y sobre todo, si la repisa, aguanta.

Repisas de madera flotantes en el salón

Una vez tienes hecha tu repisa flotante te sugerimos que la coloques por ejemplo en el Salón. Si tienes un espacio libre en la pared puedes usarlo para decorar sin que resulte recargado. Decorar con algún jarrón, plantas, vela o cualquier objeto que te guste.

En este caso la pared se ha pintado de un color oscuro como el wengué. Los estantes son de madera blanca colocados en paralelo dos de distintos tamaños y otro pequeño en la parte inferior.

Las repisas de madera  las puedes encargar a medida en cualquier bricolaje o carpintería. Solo tendrás que añadir los herrajes de sujeción (arriba tienes varias formas) y colocarlo. Por muy poco tendrás un bonito rincón en tu salón.

repisas

Incluso si tienes poco espacio puedes optar por una versión más reducida, estanterías con forma de cuadrado que ahora están muy de moda y son muy útiles a la hora de aprovechar el espacio.

Repisas de madera flotantes

Repisas de madera flotante en el baño

¿En qué lugar de la casa se acumulan mas  cosas?: Botecitos de todo tipo, maquillajes, jabones, geles, desodorantes, medicinas, pasta de dientes, diademas o accesorios para el pelo. Las repisas son una buena forma aprovechar el espacio, incluso en baños pequeños.

Repisas de madera flotantes

Con unas repisas de madera flotantes y algunas cajas bonitas (las tienes que van en disminución desde cajas medianas a pequeñas) puedes tener todo ordenado y además decorar el baño. Las repisas que sean del color más similar a la pared si quieres que pasen desapercibidas o en color blanco o color plata que aportan luminosidad.

Repisas de madera flotantes

Repisas de madera flotante en la cocina

Buenas ideas para una cocina pequeña:

Repisas de madera flotantes

En esta cocina pequeña una solución para tener  ordenados pero ‘a mano’ pequeños objetos ha sido colocar tres repisas de madera flotantes encima del lavavajillas. La pared no queda demasiado recargada, al ser estantes de madera clara y pequeños, pero logramos un espacio práctico de almacenamiento, que esto en las cocinas se agradece.

repisas-de-madera-flotante-cocina3

Tres hermosas y amplias repisas de madera flotante en blanco tenemos en esta cocina, que se usan para colocar vajilla y otros objetos. Como la cocina tiene bastantes armarios bajos y otros altos se ha querido aportar ligereza con repisas blancas sobre la pared blanca.

Si antes hablábamos de estante tipo metálico en la foto inferior tienes un ejemplo.  El material puede ser sencillamente contrachapado acabado tipo metal o si quieres tipo mármol u otro efecto, es el mismo que se usa en las encimeras de cocina de contrachapado pero para los estantes.

Repisas de madera flotantes

En este caso se trata de dos repisas amplias que soportan peso (hasta una pequeña televisión), con esta solución la cocina tiene todo a mano sin sobrecargar el espacio. Los colores blanco, gris perla, y color aluminio son suaves y luminosos, si te fijas en el techo además hay varios puntos de luz repartidos por la cocina  para encendidos la cocina aún parezca más amplia.

Tipos de modelos de repisas

Una vez hemos visto cómo sacar partido e incluso como hacer una repisa flotante de madera, queremos seguir hablando de los modelos de repisas que podemos encontrar actualmente en el mercado ya que de estas en realidad, podemos encontrar de diversos tipos.

Las casas necesitan sistemas de estantería para organizar libros y otros objetos de adorno, que de otro modo estarían esparcidos en el suelo o descuidados en un desván. Los distintos tipos de modelos de repisas se utilizan en tiendas, oficinas, escuelas, instalaciones de fabricación e incluso habitaciones de hotel para almacenar y exhibir artículos. Están disponibles en una amplia gama de estilos, diseños, precios y materiales, que incluyen madera, plástico, metal y vidrio de modo que veamos qué modelos haya.

Repisa de soporte fijo

Repisa soporte fijo

Las repisas de soporte fijo están hechas de soportes individuales que se pueden usar como sistemas de estantería independientes o en combinación con soportes adicionales para formar un sistema de estanterías de unidades múltiples. Los soportes fijos están disponibles en metal y madera, y están unidos, o con bisagras, directamente a una pared. Están soportados por pasadores de repisas de plástico o metal que varían en tamaño y grosor. Los soportes de madera están disponibles en una amplia gama de estilos decorativos y se utilizan ampliamente en interiores de casas. Este tipo de repisas se conocen también como repisas en suspensión.

Repisas integradas

Repisas integradas

Los sistemas de repisas integrados se encuentran entre las unidades de repisas más simples. Estas son estructuras que se ajustan dentro de rincones y espacios de un hogar. El tipo más simple de sistema de repisas incorporada es una sola tabla de madera fijada horizontalmente sobre una abertura en una pared. Los sistemas de repisa incorporada se pueden instalar prácticamente en cualquier lugar de la casa: armarios superiores o inferiores, paredes de cimientos e incluso junto a una chimenea. Se pueden ensamblar y colocar en el sitio o construir fuera del sitio, por lo general en un taller, y se pueden instalar una vez terminada. Los sistemas de repisa incorporadas son una forma efectiva y flexible de maximizar los puntos no utilizados y los incómodos.

Repisas flotantes

Repisas flotantes

Las repisas flotantes son una forma fenomenal de mostrar elementos de manera visible tal y como ya hemos explicado ampliamente. A diferencia de las unidades de soporte fijas, que están unidas por clavos y clavos visibles, las repisas flotantes parecen “flotar” sobre las paredes, aparentemente sin sujeción a las bisagras o tornillos. Suelen estar hechas de madera de ingeniería y son compatibles con soportes internos. Están disponibles en una amplia gama de colores, diseños, tamaños y formas, y son excelentes para la decoración de interiores.

Repisas de esquina

Repisas de esquina

Las repisas de esquina son una forma inteligente de maximizar el almacenamiento sin ocupar demasiado espacio. Utilizan eficazmente rincones inaccesibles y de difícil acceso en una amplia gama de estilos sofisticados. Las repisas de esquina están disponibles en madera maciza, madera laminada y plástico y se pueden personalizar para adaptarse a cualquier ubicación. Además, pueden basarse en el suelo o en la pared y son una excelente solución para exhibir y almacenar artículos.

Repisas con colgador superior

Repisas con colgador

Las repisas con colgador superior se usan comúnmente en aulas y almacenes para exhibir y almacenar artículos, como libros, bolígrafos y otros accesorios. Incorporan secciones de metal que están montadas en las paredes y de las cuales se pueden colgar estanterías.

Repisas independientes de pie

Repisas de pie

Las repisas de pie son ideales tanto para almacenamiento como para exhibición. Son portátiles y se pueden desplazar a prácticamente cualquier área, siempre que haya suficiente espacio. Están disponibles en una variedad de tamaños, colores, materiales y diseños.

También te puede interesar:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos