Plancha o centro de planchado ¿Cuándo elegir cada una?

A veces es un lío escoger entre una plancha o un centro de planchado pero con estos tips esperamos que puedas escoger con mayor comodidad y seguridad.

Nos guste o no planchar es una de las cosas que forman parte de nuestras rutinas, como mínimo, semanales. Si cuentas con una buena plancha o un buen centro de planchado verás que la diferencia es notoria, que hacen que esta tarea sea mucho más liviana y más sencilla.

El primer dato a tener en cuenta es que la calidad de planchado de uno u otro es prácticamente el mismo, después nos encontraremos diferencias que matizan el resultado.

Por ejemplo, el centro de planchado suele ofrece una mayor cantidad de vapor en menor tiempo, ésta se genera sobre la base de la plancha, ofreciendo una opción intensa y penetrante que mejora el resultado, consiguiendo una mayor incisión y potencia sobre el planchado de la prenda. Por ello, encontraréis opiniones que indican que el centro de planchado ofrece mayor potencia y eficiencia.

Ésta es una de las razones por las que muchas veces se puede recomendar un centro de planchado a personas que tienen que trabajar con una gran cantidad de prendas, por ejemplo, una familia. De este modo, se plancha en menor tiempo la misma cantidad de prendas. Sin embargo, si hablamos de una cantidad pequeña de ropa, como de una u o dos personas, no es necesario invertir en un centro de planchado, si no que una plancha tradicional es más que suficiente.

Ese extra de vapor que ofrece el centro de planchado también es un detalle a tener en cuenta para aquellos que soléis comprar prendas de ropa que se pueden arrugar con mucha facilidad o se trata de tejidos que necesitan unos cuidados detallados a la hora de plancharlos. Si sueles utilizar prendas que son difíciles de quitar las arrugas, el centro de planchado es mejor, si no son complicadas entonces una plancha de vapor tradicional es válida.

El espacio del que dispongas en casa para almacenar una plancha o un centro de vapor también es importante tenerlo en cuenta. Un centro de planchado es más voluminoso, puede llegar a pesar unos 7 kg con el depósito lleno. Este aspecto también es relevante valorarlo si tienes problemas para cargar peso. Sin embargo, la plancha tradicional suele ocupar muy poquito espacio y es mucho más ligera.

En algunos comentarios podéis encontrar que señalan que la plancha del centro de planchado es más ligero y fácil de usar que la plancha tradicional, puesto que el depósito de agua se encuentra en el centro y no en la base de la plancha. Dicho esto, no estoy de acuerdo con esta rotundidad. Me parece que depende de cada plancha tradicional y del centro de planchado, podéis encontraros con versiones muy ligeras y muy cómodas de utilizar en cualquiera de los dos polos.

Si tienes que planchar prendas muy delicadas puedes optar por cualquiera de las dos opciones pero recuerda que tienes que bajar la temperatura de la plancha y se puede utilizar vapor. Eso sí, ten en cuenta que hay prendas que no admiten vapor puesto que pueden encogerse, eso sucede con mucho vapor. Un truquito es que, si dudas, siempre empieces a planchar por una esquina de la prenda que no sea visible y así podrás comprobar cuáles son los resultados antes de ponerte a planchar la prenda entera.

En conclusión, a la hora de escoger entre una plancha tradicional y un centro de planchado, tienes que tener en cuenta el número de prendas que planchas semanalmente, el espacio de almacenamiento y qué tipo de prendas planchas habitualmente.

5
5.00 - 1 Voto
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar