Escrito por Tendenzias

El baúl de la abuela

Referirse al baúl de la abuela puede despertar muchos recuerdos, transportarnos a ese mundo de cosas fascinantes que de pequeños( y no tanto) puede descubrirse al abrir uno de esos viejos baúles llenos de objetos, de tesoros guardados como reliquias y llenos de historia.

Y es que esa es la función precisa que cumple un baúl, la de guardar gran cantidad de cosas. Uno de los problemas más frecuentes que solemos tener en nuestras casas es no saber donde guardar muchas cosas, el tema del espacio representa un verdadero problema, y por eso rescatar el baúl de la abuela y convertirlo en un mueble decorativo y a su vez funcional puede ser una gran solución a este problema.

Recuperar un baúl de la abuela, que muchas veces ha quedado relegado al olvido en algún depósito, o  a veces podemos conseguir viejos baúles en casas de antigüedades o mercados de pulgas para restaurar, adaptándolo a nuestra decoración es una opción que además tiene ese encanto emotivo que conservan los viejos objetos con tradición.

Un baúl además de guardar muchas de esas cosas que no sabemos donde colocar puede transformarse en una mesa para la sala, o el recibidor, también podemos colocarle unos almohadones y convertirlo en un asiento, o ubicarlo a los pies de la cama, u otro rincón del dormitorio donde guardar ropa.

En el proceso de restauración y dependiendo de la decoración, podemos tratar de conservar si estilo original o reciclarlo completamente a nuestro gusto.

BlogDecoraciones

Newsletter