UP

-     Escrito por admin

Alfombras persas

Es difícil rastrear los orígenes de las alfombras persas, ya que sus materiales, algodón, lana, seda, se degradan con el tiempo. Uno de los pocos rastros se encontró en los montes Altai, en Siberia, en la tumba de un príncipe escita, esa alfombra tendría 3500 años, ya que la técnica avanzada, más el estudio del carbono 14 dieron esos años. Medía 1,83 por 2 metros, tenía 3600 nudos simétricos por decímetro cuadrado. La confección es un arte, pertenece a la cultura Persa, remontándose a la edad del bronce. Los primeros en hacerla fueron las tribus nómades del desierto, surge como necesidad para protegerse de los crudos inviernos, de ahí se fueron refinando, hasta el lujo que representan en nuestros días, su fabricación es de origen familiar y sus técnicas han pasado de generación en generación.

Las piezas más antiguas encontradas son de la era cristiana siglo III, en algunas mezquitas. Se inspiraron en mariposas, insectos, y otros elementos naturales.
En el siglo XIII es la primera vez que aparecen rastros de ellas en Europa, el Giotto en sus cuadros pinta algunas que presumiblemente fueran persas. Al principio se usaban para poner en las mesas o sobre los asientos para sentarse.
Demoró mucho para que fueran confeccionadas como industria. Según cuentan los viajeros habían talleres reales en Kashan y Kerman, realizaban alfombras para los palacios y mezquitas del Sah, también para monarcas vecinos y extranjeros importantes. En la época safavida, es donde tiene mayor auge la industria. Las tribus nómades igual siguieron produciéndolas. En la actualidad durante las guerras mundiales no se produjeron alfombras de calidad, después se volvió a producir. Ahora se ha mecanizado la técnica, pero igualmente se siguen confeccionando a mano, la realizan en telares. En la próxima entrega hablaremos más de la alfombra en nuestros días.

Compártelo!

BlogDecoraciones

Newsletter